Archivo mensual: noviembre 2014

No saber cuándo vas a volver

Vista de la Concorde desde la plaza de la Madeleine, Paris.

Place de la Madeleine

París es una gran metrópoli a la que llegué por casualidad. En un principio pensé que una pizca de experiencia internacional no iba a venir mal a mi hoja de vida tanto profesional como personal. “Irse fuera” era una posibilidad que parecía más motivadora que pelearse con el mercado laboral español para un joven español, y podría servir al mismo tiempo para aprender y para “hacer tiempo” hasta que mejorasen las cosas.

Así pasé unos meses en Italia y así os lo he contado. Me volvía a preparar para vivir en España y entonces apareció: una nueva oferta de empleo en el área de París, en el sector de los videojuegos. Pasé el proceso de selección a distancia desde España y, con la noción especial ya un poco perdida, trasladé mi residencia a la capital de Francia el pasado mes de mayo.

Se habla cada vez de los “exiliados” españoles como uno de los retratos de la crisis en nuestro país. Incluso podemos reconocer que de vez en cuando alimentan nuestro ego al dedicarnos tantos reportajes en los medios, como si nosotros fuésemos las personas que estamos explicando la desafección de la política expresada por el CIS o incluso las víctimas de la corrupción política.

Disneyland Paris

En Disneyland

París es una gran metrópoli que ofrece múltiples posibilidades de ocio. Visitar los museos de la ciudad durante la Nuit Blanche, muchos cines y teatros diferentes, jugar a waterpolo, pasear por la fiesta de la Vendimia en Montmartre, una fiesta dentro del metro, la posibilidad de usar Internet para hacer planes en casi cualquier momento, intercambios de conversación en francés… y, por supuesto, un aprendizaje personal que continúa día a día.

Puede ser fácil disfrutar de una estancia en París. Incluso puede que hubiese venido a pasar un tiempo aunque en España tuviese más posibilidades.

Pero somos muchos los que nos quejamos de lo que nos cuesta encontrar esas posibilidades “a medio plazo” en España. Por ejemplo, Benjamín Serra, al presentar su nuevo libro, puso voz a las frustración de muchos a los que se nos vendió la idea de que prepararnos “tendría premio”.

En mi caso, no sé muy bien cuando dejé de buscar una “experiencia de aprendizaje” y cuando me convertí en un “exiliado” (si es que lo hice ya). Simplemente, sé que no saber cuándo vas a volver deja un regusto amargo en medio de la bonita ciudad de París.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized