No saber cuándo vas a volver

Vista de la Concorde desde la plaza de la Madeleine, Paris.

Place de la Madeleine

París es una gran metrópoli a la que llegué por casualidad. En un principio pensé que una pizca de experiencia internacional no iba a venir mal a mi hoja de vida tanto profesional como personal. “Irse fuera” era una posibilidad que parecía más motivadora que pelearse con el mercado laboral español para un joven español, y podría servir al mismo tiempo para aprender y para “hacer tiempo” hasta que mejorasen las cosas.

Así pasé unos meses en Italia y así os lo he contado. Me volvía a preparar para vivir en España y entonces apareció: una nueva oferta de empleo en el área de París, en el sector de los videojuegos. Pasé el proceso de selección a distancia desde España y, con la noción especial ya un poco perdida, trasladé mi residencia a la capital de Francia el pasado mes de mayo.

Se habla cada vez de los “exiliados” españoles como uno de los retratos de la crisis en nuestro país. Incluso podemos reconocer que de vez en cuando alimentan nuestro ego al dedicarnos tantos reportajes en los medios, como si nosotros fuésemos las personas que estamos explicando la desafección de la política expresada por el CIS o incluso las víctimas de la corrupción política.

Disneyland Paris

En Disneyland

París es una gran metrópoli que ofrece múltiples posibilidades de ocio. Visitar los museos de la ciudad durante la Nuit Blanche, muchos cines y teatros diferentes, jugar a waterpolo, pasear por la fiesta de la Vendimia en Montmartre, una fiesta dentro del metro, la posibilidad de usar Internet para hacer planes en casi cualquier momento, intercambios de conversación en francés… y, por supuesto, un aprendizaje personal que continúa día a día.

Puede ser fácil disfrutar de una estancia en París. Incluso puede que hubiese venido a pasar un tiempo aunque en España tuviese más posibilidades.

Pero somos muchos los que nos quejamos de lo que nos cuesta encontrar esas posibilidades “a medio plazo” en España. Por ejemplo, Benjamín Serra, al presentar su nuevo libro, puso voz a las frustración de muchos a los que se nos vendió la idea de que prepararnos “tendría premio”.

En mi caso, no sé muy bien cuando dejé de buscar una “experiencia de aprendizaje” y cuando me convertí en un “exiliado” (si es que lo hice ya). Simplemente, sé que no saber cuándo vas a volver deja un regusto amargo en medio de la bonita ciudad de París.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

No solo diré ‘arrivederci’

El principal aprendizaje de un español por el mundo es personal, y por eso no solo voy a contar que estuve en otro país.

No solo voy a contar que Italia una vez estuvo a la altura de las expectativas en cuanto a lugares bonitos para visitar y en cuanto a lugareños italianos que me trataron como uno de los suyos desde el primer día.

Venecia desde el Puente Rialto

Venezia

No solo voy a contar que se come bien, que es verdad que la pizza ofrece una variedad mucho mayor y más elaborada que en España y que de esta forma es mucho más fácil ingerir una comida rápida decente en la calle.

Por no hablar de los aperitivos que se suelen tomar por las tardes, en los que llenan la barra de los bares con un buffet libre del que puedes disfrutar sin límites con tu bebida a un precio que no es excesivo (suele oscilar entre 5 y 10 €). Es la forma de cenar más barata cuando se viaja a Milán y algunos establecimientos como el Ostello Bello -cercano al Duomo- merecen especial recomendación. Pero no es lo único que voy a dejar aquí escrito.

Italia también es un país donde resulta relativamente fácil desplazarse en tren, al menos en las zonas que yo conozco -centro y norte-. La variedad de precios y la posibilidad de elegir entre trenes más rápidos y más caros o menos acercan el ferrocarril a casi todos los bolsillos. Para distancias cortas y medias es sin duda la opción favorita de los italianos. En distancias largas plasmo una impresión de que las ofertas para los trenes de alta velocidad (Le Frecce) son por el momento más abundantes que en nuestro país, quizás debido a que ha surgido la compañía privada Italotreno como competencia al ferrocarril público de Trenitalia.

También son bastante conocidas las diferencias entre norte y sur en el país con forma de bota, oscilando entre un 9% en Lombardía y un 22% en Sicilia. Esta diferencia provoca una fuerte presión migratoria de sur a norte, especialmente acusada en los jóvenes. Las diferencias culturales también son significativas, y una muestra significativa de ello es este mapa con la proporción de mujeres trabajadoras en cada provincia.

Piazza Duomo (Milano)

Piazza Duomo (Milano)

Y socialmente hablando ha sido agradable este paréntesis que me ha retrotraído a los primeros momentos de España en crisis. Un país golpeado, que lo está pasando mal, pero que no llega a la emergencia social que vivimos aquí. He visto a un joven encontrar un trabajo después de mucho tiempo, aunque no siempre con las condiciones deseadas. Es una novedad importante, pero no es lo único que voy a contar.

Y es que no todo el monte es orégano. Frente a una tasa de desempleo que ronda en 12% en toda Italia, el paro juvenil (15-24 años) alcanza el 40%. Es uno de los desfases más gordos entre la tasa de desempleo global y la juvenil en toda Europa. Por eso los comentarios de los jóvenes italianos tampoco denotan mucho apego por su país y algunos también allí piensan en hacer las maletas.

Italia es un país de insiders, es decir, con un sistema económico y político donde cuesta entrar y asentarse; y en esto me temo que el norte del país tampoco se libra. Aunque en el terreno económico de momento resiste mejor, la organización política del país sigue estando muy mal valorada por los italianos. A pesar de que el promedio de edad de los miembros de su parlamento se ha reducido considerablemente tras las últimas elecciones (debido principalmente a la irrupción del Movimiento 5 Estrellas) este país sigue teniendo una de las clases políticas más envejecidas de Europa. Y las frecuentes convulsiones en el ejecutivo no ayudan.

Son distintas realidades con las que uno entra en contacto cuando viaja y es una parte de lo que se encuentra allí. Mi estancia en Milán dentro del programa Leonardo toca a su fin, y puedo decir que el aprendizaje personal está garantizado, para bien y para mal. La soledad y la ansiedad por hacerte un hogar cuanto antes también tienen su sitio en la lista de invitados. Y esto también había que contarlo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Italia se enfrentó al cisma social del aborto con un referéndum

Cuando ojeamos los rankings de democracias del mundo vemos que Italia no tiene mucho que envidiar a España, menos aún en los últimos meses. Ambos son países de tradición latina con sociedades bastante comunes.

Cartel italiano con el texto 'L'ottomarzo dei due no ai referendum sull'aborto'Sin embargo, una diferencia entre los dos países son los mecanismos formales para hacer participar a la población en la democracia. En los 35 años de democracia española hemos tenido la ocasión votar directamente la entrada de nuestro país en la OTAN y la (fallida) Constitución Europea. En Italia las urnas se han metido con temas más espinosos como el aborto, ahora tan polémico en nuestro país.

No es que los italianos sean los ciudadanos más felices del mundo con su participación ciudadana. Pero el artículo 75 de su Constitución les otorga la posibilidad de frenar una ley que esté poniendo en marcha el gobierno del momento.

Tienen que conseguirse 500.000 firmas o la aprobación de cinco consejos regionales para proceder al referéndum y hay algunas leyes que no se pueden derogar de este modo, como las tributarias, las de indulto o las de ratificación de los tratados internacionales.

Fue así como este país se enfrentó a la brecha social sobre la interrupción voluntaria del embarazo ya a finales de los años 70. La Ley de 1978, en la práctica, permite a las mujeres interrumpir su embarazo durante los primeros tres meses por cualquier “motivo personal serio” (“existencia de dificultades sociales, económicas o familiares”).

La posibilidad de referéndum abría la posibilidad a otra Ley que liberalizaba aún más el aborto. Finalmente el texto aprobado, aunque por una mínima diferencia, fue fruto del consenso de un compromiso entre grupos pro y anti abortistas. La existencia de referéndum obligó a buscar acuerdos en lugar de reafirmarse en las propias posiciones y no ver más allá, incluso en los temas más subjetivos y sujetos a valores.

La ley fue aprobada sin el consenso de toda la sociedad italiana. En 1981 el Movimiento por la Vida promovió un referéndum para paralizarla, pero el resultado fue favorable al aborto libre y gratuito durante los primeros tres meses de embarazo. Esta regulación se ha mantenido hasta la actualidad. La Ley también admite que en determinados casos un médico pueda pedir autorización a un juez para que autorice la interrupción del embarazo a una menor de edad sin consentimiento de sus padres.

En estos momentos un país tradicionalmente católico como Italia se diferencia de otros países europeos que también lo son (España, Malta, Irlanda y Polonia) en la regulación del aborto. La existencia del referéndum contemplado por la Constitución y, por consiguiente, la participación ciudadana también puede jugar un papel en las cuestiones más subjetivas que dividen a la sociedad.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Consideraciones sobre la reforma electoral en Asturias

Hace diez días los asturianos hemos visto alejarse la oportunidad de tener un sistema electoral más proporcional en nuestra región, que además mantenía las territorialidad de las tres circunscripciones (una parte de los diputados se elegiría compensando los votos que no fueron utilizados en cada una de las circunscripciones). Además, el proyecto incorporaba otros avances pioneros en España.

Frente al apoyo de IU y UPyD, la reforma de Ley Electoral asturiana ha sido rechazada con los votos en contra de Foro Asturias, PP y PSOE.

Junta General Principado Asturias

Foro Asturias (FAC): La diferencia entre proponer ideas y rechazar todas las ideas que no sean la mía propia

El partido de Francisco Álvarez-Cascos tenía una propuesta alternativa para la reforma de la Ley Electoral: aumentar el número de circunscripciones, considerando que así se conseguiría acercar a representantes y representados.

La relación entre tamaño de circunscripciones, proporcionalidad y representatividad es un debate constante en la ciencia política. La propuesta de FAC fue escuchada y no obtuvo más apoyos porque, al igual que la hay a favor, también hay una argumentación en contra del aumento de circunscripciones.

Por la frustración de ver su idea rechazada, FAC opta por refugiarse en su propuesta y nada más. Una vez asumido que las circunscripciones van a seguir siendo tres, para este partido es preferible no corregir la proporcionalidad a la hora de asignar los escaños y no introducir los avances de la Ley antes que hacerlo.

Partido Popular (PP): Ocuparse de la Ley Electoral no excluye ocuparse de otros temas “más importantes”

Dejando un lado el atrevimiento de Cherines al afirmar que a los asturianos nos importa “un bledo” la Ley Electoral, conviene recordar que el fondo de este debate no es su mayor o menor importancia. Es un debate más entre los muchos que se producen en la Junta General del Principado y se pide una posición argumentada.

Aludir a la conveniencia del debate entra dentro de la libertad de expresión de Cherines en su intervención, pero un voto en contra no puede ir razonado únicamente porque “no es un tema importante”. El trabajo de un grupo parlamentario implica tiempo y energía para ocuparse de cuestiones muy variadas, y por supuesto que hablar de le Ley Electoral no puede significar en ningún caso dejar a un lado temas como el empleo.

Partido Socialista (PSOE): La diferencia entre acometer una reforma por pasión y por obligación

El voto en contra del PSOE a la reforma fue el que hizo que no se aprobase y dejó al ejecutivo de Javier Fernández en una posición delicada. Los socialistas gobiernan en minoría con el apoyo de IU y UPyD, los principales promotores de esta reforma electoral. El caso de UPyD es el más delicado ya que este partido dio su apoyo al PSOE para acceder al gobierno regional tras firmar un pacto de legislatura que incluía esta reforma electoral.

Ya en su momento este fue el punto más conflictivo para el acuerdo entre las dos formaciones políticas. El pacto resultante (aquí en PDF) dice:

Para alcanzar este objetivo promoveremos la inmediata constitución de una Comisión Especial para la evaluación del sistema electoral asturiano y el diseño de medidas que puedan desembocar en una reforma del mismo si goza de un amplio consenso político que, en el seno de la Junta General, se concretaría en una mayoría reforzada.

El PSOE no se ha mostrado contrario a la aprobación de la reforma, pero se niega a hacerlo por la diferencia de un solo voto. Los socialistas amparan su postura en la literalidad del pacto con UPyD. Pero una segunda interpretación diría que su responsabilidad en el Gobierno les lleva más allá de eso.

El Partido Socialista puede proponer la Ley y esperar pasivamente a ver si alcanza la mayoría reforzada necesaria o intervenir activamente como mediador para que así sea. No parece que el PSOE haya voilado abiertamente lo pactado, pero si está de verdad comprometido con la reforma de la Ley Electoral asturiana siempre le queda el debate y pedir respuestas a los argumentos de PP y FAC citados arriba. Acometer la reforma con pasión y no por obligación es lo que marca la diferencia.

De hecho, el sistema electoral es una sugerencia en la lista de temas para abordar en la renovación del ideario socialista que está teniendo lugar este fin de semana en la Conferencia Política de este partido. El PSOE tiene la oportunidad de comprometerse con la reforma de los sistemas electorales (nacional y autonómicos) para corregir su proporcionalidad y, por tanto, hacerlos más justos. Esta sería, en mi opinión, una medida bastante efectiva para acercarse al electorado que ha perdido en los últimos años.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El “espíritu aventurero” es un término neutral (desde Milano)

Milano es la ciudad en la que vivo desde hace un mes y, como cabe esperar, significa para mí aventura. Ya dijo la Secretaria general de Inmigración y Emigración hace ya casi un año que los jóvenes españoles abandonamos el país por “espíritu aventurero”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En su momento nos cansamos de twittear y comentar la salida de tono de este cargo político. El acento de la crítica no recae sobre el contenido de las palabras, que no es del todo falso, sino sobre el contexto en que son pronunciadas y sobre la persona que las declara en público.

Y es que cuando hablamos de aventuras no es oro todo lo que reluce. Quizás lo que deberíamos revisar son más bien las connotaciones de esta palabra.

Milano es una ciudad italiana que, sin llegar a ser fea, se queda lejos de la monumentalidad de Roma o Venecia. Otros rincones italianos le dejan el listón turístico muy alto. Pero, más allá de las postales, la vida cotidiana en una ciudad es movilidad urbana, pluralidad, seguridad…

Me he formado una primera impresión de que en Milano no se vive mal, favorecida sin duda por personas que me empecé a encontrar en el camino. La sensación de caos es menor que en otros lugares de Italia. Sirva el dato de que los metros en hora punta (y no tan punta) circulan con una frecuencia de 90 segundos. Hay gente que incluso escribe libros para defender esto.

Una aventura no siempre es un juego o un entretenimiento. Además de gratificaciones y un proceso de aprendizaje,  este término lleva aparejado por definición un componente de riesgo y un final incierto. Sí, nos vamos con espíritu aventurero, pero eso no es tan bonito como suena sino neutral. Trae consigo vivencias tanto positivas como negativas.

Así que de mis salidas de la zona de confort (de mis aventuras) hablo yo, no otros y menos aún en declaraciones públicas con las que se pretende desviar la atención de una mala gestión. Conocer y disfrutar Milano no me impide escribir por primera vez desde el extranjero #dejadnosvolver

2 comentarios

Archivado bajo Artículos

¿Qué dijo Graciano Torre?

Si tenemos el enunciado A

“Los empresarios no quieren aprendices, sino un ejército de esclavos”;

y el enunciado B

“Las empresas tienen todo para fichar aprendices, salvo que quieran esclavos”,

no tardamos en deducir que no significan lo mismo. La primera declaración arroja un juicio de valor sobre las intenciones de los empresarios cuando se disponen a contratar un aprendiz. La segunda, en cambio, alude a las condiciones que las empresas tienen disponibles para la contratación de aprendices y relega sus intenciones a una hipótesis.

Ambas declaraciones han sido atribuidas al mismo tiempo al consejero de Economía y Empleo del Principado de Asturias, Graciano Torre, por la edición de ayer (22/08/2013) del periódico regional La Nueva España. En la portada del diario se pone en boca del Consejero el juicio de valor que pone directamente en tela de juicio las intenciones de los empresarios asturianos.

Portada La Nueva España con declaraciones de Graciano TorrePor el contrario, cuando acudimos a leer la información en la sección de Economía, las declaraciones de Graciano Torre subrayan que el principado “lo pone todo” a disposición de las empresas para la contratación de aprendices y que el único supuesto en que el plan no podría funcionar sería en el caso de que los empresarios quisieran esclavos. Nos preguntamos qué habrá dicho exactamente.

El Consejero pronuncia estas declaraciones refiriéndose al plan de prácticas no laborales que el Principado ha puesto en marcha recientemente. Esta iniciativa facilita a las empresas la contratación de becarios menores de 25 años por un salario de 426€ (a cuenta de la empresa) durante un periodo de seis meses, tras lo cual debe contratarlo por otros seis meses estableciendo una relación laboral (en este momento es cuando reciben la subvención del Principado).

Las empresas asturianas han presentado solicitudes únicamente para contratar a 121 jóvenes, una cifra muy por debajo de lo esperada por el Consejero. Por esta razón, aplicando el razonamiento de Torre, podría inferirse que si las empresas “tienen todo” para contratar aprendices y no lo hacen es porque efectivamente quieren esclavos. Pero para llegar a esta conclusión hemos tenido que aplicar un silogismo que entra dentro del terreno de la interpretación, y así debemos transmitírselo al lector. Muy lejos del titular en portada “El Principado considera que los empresarios no quieren aprendices, sino un ejército de esclavos”.

La edición digital de La Nueva España no se hace eco de la noticia en cuestión, solo de la réplica de la FADE a las declaraciones del Consejero. Más allá de la cuestión lingüística, sigue resultando llamativa la frecuencia con que nos perdemos en un periodismo de declaraciones sin apenas aportación intelectual para el ciudadano, que alcanza uno de sus puntos culminantes cuando los agentes sociales dialogan entre sí o con los políticos. Podríamos iniciar una colección de diálogos de besugos que sería muy larga.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Reflexiones económicas con Francisco Álvarez

La mitad de los 280 empleados de la empresa La Fageda, en la provincia de Gerona, son personas con discapacidad mental. En la compañía también existe un factor salarial, de seis concretamente. El salario mínimo es de 900 euros y el máximo de 5.400, lo que cobra el presidente.

Esta cooperativa agraria que fabrica yogures facturó en 2011 un total de 48 millones de euros. Y es que ser buena persona no está reñido con la iniciativa empresarial.

Francisco Álvarez

Así nos lo contó Francisco Álvarez Molina en nuestro programa de radio Los Ases. Tras dirigir la bolsa de Valencia, Francisco decidió dar un giro a su trayectoria profesional. Ahora dirige la asesoría Etica Family Office y se dedica a la pedagogía económica. Nos cuenta que la bolsa nació para poner en contacto a emprendedores con la financiación que necesitan, más o menos lo mismo que actualmente hace el crowdfunding. En los años 80 y 90 del pasado siglo fueron adquiridas “y a partir de ahí se empiezan a convertir en casinos”.

“La lucha por los valores, y no por el dinero”, es la máxima con la que se define la economía del bien común. Esta corriente nació de la mano del austriaco Christian Felberg y reivindica el papel del dinero como herramienta para generar servicios. Los números que actualmente miden la economía no tienen en cuenta si los países son democracias, si las empresas emplean mano de obra infantil, etc.

Lo complicado de todos estos postulados es hacerlos realidad. Nos rasgamos las vestiduras cada vez que el PIB español decrece y consideramos imprescindible revertir esa tendencia para empezar a solucionar los problemas que tenemos. Los defensores de la economía del bien común, incluido Francisco, lo reducen a una cuestión educativa. Nos enseñan que “el dinero da la felicidad”. Y la riqueza no es el dinero, sino los servicios que el dinero genera para la sociedad. Lo que hay que hacer es distribuir mejor. ¿Y quién se encarga de esta tarea? ¿Los Estados?

A menudo en la sección de Economía para Torpes rememoramos el debate en torno al que giró la ‘batalla económica’ del siglo XX: el papel de la intervención estatal. Nos quejamos de la administración del país, que parece que forma parte de una realidad paralela, como muestra la cantidad de licencias que hacen falta para poner en marcha un local o el ejemplo que aporté yo recientemente. Pero también nos damos cuenta de que en los modelos más liberales la desigualdad aumenta. Como evidencia podemos usar el índice de Gini, un coeficiente que mide la desigualdad de un país en una escala de 0 a 1 (máxima desigualdad). El de Estados Unidos (0,48 en 2000) supera al de países desarrollados como Malawi (0,39 en 2004).

La tiranía pueden ejercerla (o no ejercerla) los políticos, la administración, los empresarios, los adinerados, los banqueros, etc. El llamamiento a la ética es una respuesta un poco idealista para caminar hacia un sistema más justo. De hecho, echamos en falta más ejemplos reales en esta dirección. Los bancos de tiempo que proliferan con la crisis o La Fageda son algunos de los que pueden marcarnos el camino. ¿Alguien más se apunta a buscar por aquí (una parte de) la salida a la crisis?

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos